Intangibles

Todo a un mismo tiempo barrido
Esta es la inmensidad

          Emily Dickinson  

Todos andamos igualmente a tientas persiguiendo un ideal que está fuera de nuestro alcance
          Sir Arthur Eddington
   


…“Esta exposición se propone generar una articulación entre las obras de algunos de los artistas latinoamericanos más representativos de los últimos años que desarrollan sus propuestas desde esas inquietudes. Para la gran mayoría de ellos el paisaje o lo natural como abstracción es una referencia significativa, precisamente por su naturaleza esencial. Para todos, la fotografía o los procedimientos de lo fotográfico en muy diversas connotaciones son herramientas desmenuzadas y resemantizadas. Los valores fotográficos en muchas ocasiones desde el inicio de su historia han sido instrumentos de afirmaciones arbitrarias acerca de lo real. En las obras de los artistas que reúne Intangible por el contrario, los elementos del lenguaje fotográfico contribuyen a agudizar observaciones sobre la cantidad de información que se logra leer en capas de la realidad que para la mayoría pasan inadvertidas o son sencillamente transparentes.

 
Magdalena Fernández por ejemplo, vence la rigidez del borde en la espejante, cambiante y frágil superficie del agua. En contradicción con una tradición artística (la venezolana) que ha ahondado sobre lo geométrico y sobre la exactitud y la perfección desde el proyecto moderno, la obra de esta artista deniega la solidez de lo visible, como la extática del registro, a través de los elementos esenciales que conforman lo fotográfico: luz y reflejo.
 
El dibujo que vive en estas proposiciones es el simple reflejo luminoso que se posa en una superficie de agua en movimiento. La que vemos dibujada es la forma de la maya por donde la luz se filtra. Magdalena Fernández asume el agua como mundo especular primario y como signo vital básico de amplísimas posibilidades expresivas.
 
En imágenes esenciales la artista revela la invención que sostiene tanto a lo formal como a lo fotográfico: lo visible para nosotros en estos trabajos no es la luz con todo su inabarcable sentido, si no el tamiz por el que ella se cuela y en el que logra configurar un borde que reconocemos como geometría. Lo que llamamos abstracto entonces no es la disolución en que vaga la información esencial sino el preconcepto que le ofrece un molde o una forma a lo luminoso. No obstante, como afirmó Einsten: es más fácil desintegrar un átomo que un preconcepto. Obras como esta parecerían señalar entonces simples juegos con las formas, antes que hacer serias críticas a la falacia de los márgenes conceptuales.”…

Maria Iovino
impreso ArtBo
2008  

  regresar